Recetas refrescantes para el verano

Sin duda alguna ya te habrás dado cuenta de que ha llegado el verano, sobre todo por las medias-altas temperaturas que hace estos últimos días, fundamental estar hidratados durante todo el día y además de aportar una buena alimentación para poder aguantar el tirón.

Cuando vemos el termómetro alrededor de los 30 grados nos apetece tomar cosas frías, ya sean helados o alguna bebida refrescante, aunque están bien ya sabemos que no son “muy saludables”.

Para que no tengas que recurrir a productos de mala alimentación te recomendamos 3 recetas para el verano muy refrescantes a la vez que te aportan energía para todo el día.

Gazpacho Andaluz

Probablemente el zumo más tradicional y sano del verano. ¿Lo has probado?

Ingredientes:

・    1 kilo de tomates maduros
・    1 pimiento verde italiano
・    1 cuarto de pepino
・    1 cuarto de cebolla
・    100 gr. de pan duro
・    1 diente de ajo
・    4 cucharadas soperas de Aceite de oliva Virgen Extra
・    2 cucharadas soperas de vinagre de vino blanco
・    1 cucharada pequeña de sal

Preparación:

1.- En primer lugar debemos lavar todas las verduras y las dejamos preparadas para su uso
2.- En el vaso de la batidora colocamos el pan duro pero antes lo troceamos, los tomates lo partimos en 4 o 6 trozos (con esto es suficiente), el pimiento yo le quitaría primero todas las semillas y a la batidora con el, lo mismo con el pepino y por último la cebolla en trozos.
3.- Lo trituramos todo hasta que quede sin grumos a continuación añadir sal al gusto vinagre y aceite de virgen extra y volvemos a batir para mezclar todo bien.

Ahora puede ser que haya quedado perfecta, muy líquida o muy espesa. Para solucionar esto solo debemos añadir o más pan o más agua según queramos. Recuerda servir frío

Salmorejo Cordobés

Si quieres una receta sencilla, rápida de preparar y quedar bien con tus invitados, el salmorejo es tu objetivo.

Ingredientes:

・    500 gr. de tomates
・    100 gr. de pan duro
・    6 cucharadas soperas de Aceite de Oliva Virgen Extra
・    Medio diente de ajo
・    1 cucharadita de sal

Preparación:

Para pelar los tomates los sumergimos en agua hirviendo durante 30 segundos. Si haces un corte en forma de cruz antes de escaldarlos será más fácil pelarlos. Sacamos los tomates y los enfriamos en un recipiente con agua y hielo y los pelamos.
En un vaso de batidora o cazuela, añadimos el pan, los tomates cortados en cubos y la sal. Dejamos que el pan se ablande un poco, mientras añadimos el ajo pelado y una cucharada del aceite. Batimos durante al menos 3 minutos, hasta que no queden trozos. Añadimos el resto del aceite poco a poco mientras seguimos batiendo y rectificamos de sal.
Sírvelo directamente de la nevera y con una guarnición de jamón serrano y huevo duro en taquitos. Nosotros siempre añadimos un último chorro del mejor aceite de oliva virgen extra para decorar.